domingo, 4 de noviembre de 2007

RACHAS CORTADAS CON FÚTBOL A RAUDALES

Arsenal y ManU disputaban el pasado sábado un encuentro de dimensiones épicas teniendo en cuenta el estado de gracia al que acudían ambos conjuntos. A priori todo el mundo hablaba y escribía que seguramente era el mejor partido de Europa en estos momentos, y poco se equivocaban los que así lo pronosticaban pues fue un partido vibrante, con todos los fijos que aporta un partido Premier, más un plus de calidad que sólo los de arriba pueden ofrecer en esa competición.

El Arsenal no había perdido un sólo partido de liga en los diez encuentros que llevaba disputados (líder pese a tener un partido pendiente) y su juego hace las delicias de los amantes del buen fútbol por la velocidad en ataque, el primer toque, los desmarques constantes sin balón, la profundidad de sus acciones... y sobre todo, por sus goles, casi todos de bellísima factura.

El United, por su parte, venía de batir un récord que perduraba desde hacía 100 años ni más ni menos. El récord que igualó el 27 de Octubre pasado frente al Middlesbrough en Old Trafford no fue otro que el de conseguir 4 victorias seguidas anotando 4 goles en cada uno de los encuentros. Sin duda es un hito que está al alcance de muy pocos privilegiados, y no en vano hacía un siglo que nadie lo conseguía.
Tras estos espectaculares números, se escondía otra racha no menos impresionante, de ocho partidos seguidos ganando en Premier. Con estos números aterrizaban los de Fergusson en Londres, y con estos precedentes se abría el apetito de los aficionados, que se frotaban las manos en vísperas de un choque de nivel mundial.

El partido en sí no defraudó ni un ápice, alcanzando en muchos momentos un ritmo frenético, sólo al alcance de una liga como la Premier, donde la entrega está más valorada que la calidad en la mayoría de estadios.
El peso del partido lo soportaba el conjunto local, al estilo Wenger, con mucha posesión y velocidad en los pases. Cesc es el estandarte y traductor de la ideología del entrenador y del equipo que mejor fútbol practica seguramente desde el inicio de temporada en Europa. Su anarquía sobre el campo se traduce en constantes desajustes para la zaga defensiva rival, que no encuentra el modo de parar sus movimientos tácticos y la velocidad a la que procesa el fútbol cuando tiene el balón. De su mano llegaron las mejores ocasiones del equipo del norte de Londres, aunque en el primer periodo faltó pegada, pues las ocasiones de las que dispusieron no acabaron de ser todo lo claras a que nos tienen acostumbrados.
El United, por contra, sabía gestionar su escasa posesión y traducirla en transiciones eléctricas hacia la magia de su temible delantera, formada en este caso por C.Ronaldo, Rooney, Tévez y Giggs. Cuatro puntales que inquietaban la meta de Almunia cada vez que conducían el balón a través de tres cuartos de campo. De hecho, las mejores ocasiones y el único gol de la primera mitad fueron para el United, que finalmente y con bastante fortuna marcó en el límite antes del descanso.

La segunda mitad fue otro recital de fútbol, con el partido más roto dado el cansancio acumulado en los jugadores y las avalanchas que propiciaba el juego, según como suicida, que practica el Arsenal. Se encontraron con el empate pronto, hecho que dio de nuevo alas a los de Wenger, que vieron como todo volvía a ser un deja vu de lo que había sido la primera mitad. Las llegadas se sucedían y el United parecía naufragar por el Emirates Stadium. Y así fue hasta que otra jugada de calidad, esta vez surgida de un pase magistral de Saha -por fin recuperado- que Evra dejó en bandeja para que C.Ronaldo remachara.
Un golpe duro ante el que parecía no se podría reponer el Arsenal. Pero si algo tienen los grandes equipo es que saben marcar cuando más lo necesitan, atacando en masa y con absoluto descaro, como en el caso del Arsenal pese a tener en frente al United. El empate, con regusto a victoria para los aficionados del Arsenal, llegó en el descuento, con una larga jugada que acabó con un gol de Gallas que premió la entrega y el fútbol ofensivo que había lucido el equipo a lo largo de los 90 minutos.

Un empate que rompe muchas rachas y priva de más récords a ambos conjuntos, pero que volvió a ofrecer a los espectadores unas bofetadas de fútbol frenético y de calidad a las que muy pocos equipos en el mundo nos tienen acostumbrados.
Wenger y Fergusson deben estar ambos contentos, pues en juego había tan solo 3 puntos más, como cada fin de semana, y se disputaron en los mismos 90 minutos de cada jornada, aunque estos con la diferencia de haberse traducido en puro espectáculo gracias a los 22 jugadores que coloreaban el césped del Emirates.

Pero como diría mi buen amigo Bernat, todavía pueden agarrarse al tren de la liga equipos que parecen olvidados. Y es que el peor Chelsea de la era Abramovich está a 3 puntos de la cabeza.

Redactor - Roger Llorens

5 comentarios:

Javier dijo...

De acuerdo en casi todo... menudo partido jugaron!! buen futbol, pero no creo que sir alex este muy contento como dices, el triunfo se le escapo en el ultimo minuto!!
XD

saludos

Jorge Moro Deiguesca dijo...

croe haber tenido mala suerte con el Arsenal, los partidos que he visto no me han gustado, o bien todo el mundo exagera, o este Arsenal no es tan brillante, al menos en las ocasiones que le he podido ver.

Saludos desde PUERTA 16

http://puerta16.blogspot.com

Alba dijo...

Un partido que los dos equipos demostraron porque estan arriba de la clasificación, pero donde tuvieron demasiado respeto y nadie quería perder.
Saludos

Anónimo dijo...

Todo eso está muy bien. Pero la liga la ganará el Chelsea

Bernat y Roger dijo...

@Javier:
Sí, Fergusson no estarà contento desde la visión resultadista, pero puede sentirse orgulloso de que su equipo haya sabido parar y poner en aprietos al líder de la Premier en su propio feudo. Pero bueno, son tres puntos más, y este fin de semana sí que no se pueden escapar más puntos.

@Jorge Moro Deiguesca:
Pues habrás tenido mala suerte sí, porque el Arsenal está dando unos recitales de fútbol espectaculares. Toque rápido, preciso, sin individualismos, paredes y combinaciones constantes... Ten paciencia, seguro que al próximo ya verás uno mejor.

@Alba:
Es un clásico cuando juegan dos equipos de tanto nivel. El miedo a una derrota abultada hace que se mire más de protegerse atrás que de acometer hasta conseguir el gol. Aun así, una vez el cansancio comienza a aparecer el partido se rompe y se ve muy buen fútbol. El partido fue un ejemplo más.

@Anonimo:
Sí, el Chelsea está ahí todavía. Aunque bueno, yo soy más cauto así que no afirmaré con tanta seguridad quién va a ganar. Quedan muchos meses, y puede pasar cualquier cosa. Pero que el Chelsea va a estar ahí arriba luchando hasta la última jornada, seguro.