viernes, 31 de agosto de 2007

PUERTA 4 - MILAN 3 - SEVILLA 1

La actual edición de la Supercopa de Europa reunía, como es constumbre, al campeón de UEFA y de Champions, Sevilla y Milan respectivamente. La cita se acogía entre el ambiente más triste que nunca se haya vivido en un acontecimiento de estas características. Ambos conjuntos acordaron jugar el partido, en honor a la memoria de Antonio Puerta, pese a que el Milan se había ofrecido a retrasar e incluso suspender el partido. Ancelotti comentaba en rueda de prensa que el partido de hoy había dejado de tener todo significado futbolístico hace días. El Sevilla, por su parte, ha saltado al campo con dos escasos y leves entrenamientos en las piernas desde el fin de semana pasado. Además, el conjunto de Juande estaba moralmente abatido y completamente descentrado por la situación. En esta atmósfera oscura y silenciosa se ha jugado esta noche en Mónaco la final de la Supercopa de Europa.

El partido empezó con un sentido homenaje al fallecido Puerta, rematado con el nombre que lucían ambos equipos en la parte inferior del dorsal. Los primeros compases del cruce fueron dubitativos, entre una actitud ganadora y una que todavía arrastraba el emotivo minuto de silencio que inauguró el encuentro. Pero pronto Renato pudo dedicar, junto con el resto del Sevilla, el gol que adelantaba a su equipo y que, como dijo Del Nido, lo marcaba también el jugador número doce: Antonio Puerta.
Habiéndose puesto por delante en el marcador, el Sevilla cedió la posesión y el peso del partido a los milanistas, rezagados y esperando la oportunidad de lanzarse a la contra. En alguna de éstas pudo llegar el segundo, pero la falta de acierto y el buen hacer de Nesta y Kaladze impidieron abrir brecha en el resultado. El Milan también tuvo algunas esporádicas oportunidades, aprovechando los quilómetros que el esquema de Ancelotti obliga a recorrer a sus laterales. Unos laterales largos como los del Sevilla, que tomaban en el regresado Alves la referencia para correr a la contra.

La segunda mitad fue arrinconando a los de Juande hasta que, tras un centro medido de Gattuso, Inzaghi ponía el empate con su oportunismo característico.
Al Sevilla le traicionaban los sentimientos desde el minuto 1 y, ya en la segunda mitad, también las fuerzas, viéndose muy limitados en ataque por dicho bajón.
El Milan aprovechó su mayor tono físico y, dadas las circunstancias, también táctico, para seguir con su juego y esperar el momento para rematar la faena. Inesperadamente lo hizo Jankulovski con un remate de volea que hubiera firmado cualquier grande de Europa. Golazo para el checo y sentencia para la final.
El Sevilla ya no pudo levantarse nuevamente y acabó cediendo, pese a sacar a casi todos sus delanteros, ante la organización del Milan. En una última contra, Kaká provocó un penalti que él mismo se encargó de marrar y marcar a la vez, recogiendo con la cabeza el rebote que Palop había dejado tras acertar la dirección del lanzamiento del brasileño.

Una final sin ningún significado futbolístico donde la parte emotiva la pusieron ambos equipos. El Sevilla, en piña y señalando con los dedos al cielo tras marcar el primero gol. Y el Milan, con el elegante Kaká, que en un gesto que le honrará toda la vida, tras marcar su gol se sacó la camiseta por fuera, señaló el nombre de Puerta impreso en la parte inferior y se dirigió a la grada donde estaban los aficionados del Sevilla.
Ni Milan ni Sevilla alzaron la copa, fue Puerta, quien ha hermanado toda Europa en un silencio estremecedor y muy sentido.

Redactor - Roger Llorens

9 comentarios:

fernando dijo...

El Sevilla dió la cara en todo momento, pero no pudo con un superior Milán.

Un bonito homenaje de los equipos y las aficiones a Antonio Puerta.

un abrazo

ferd dijo...

El Sevilla no pudo con el todopoderoso Milan. Me gustaría haber visto el mismo partido sin los tristes acontecimientos de esta semana; quizás así el Sevilla se hubiera levado la copa a casa.

Saludos!

RUBÉN dijo...

Yo estoy ya bastante harto de que un equipo como el Milan que es el rey del "antifútbol" gane títulos. Deja mucho en entredicho eso de que el fútbol es espectáculo, porque el Milan precisamente eso no lo da.
Me gustó el Sevilla la primera mitad, pero el Milan tiene mucho oficio y sabe manejar las finales.

Buen artículo, un abrazo.

Yago dijo...

A pesar de no ganar el Sevilla, el homenaje de los jugadores del Milan a Antonio Puerta ha sido de señores.

En lo referente al fútbol, decir que es casi surrealista que Gattuso consiga centrar a la cabeza de alguien como hizo en el empate del Milan, cuando se convirtió en Pirlo y le puso el balón en la cabeza a Superpippo..

Saludos

Alba dijo...

Un partido marcado por la tragedia de Antonio Puertas. Un partido dificil para el sevilla, pero en todo momento dio la cara.
Saludos

Moi dijo...

Un bonito acto, el que hicieron los hinchas italianos, al llevar una gran pancarta a la zona donde se situaban los sevillsitas.

El partido, no puedo opinar porque solo vi un reducido resumen.

Un saludo!

ruben dijo...

Siento las molestias, pero he trasladado mi blog, y si no te importa, me gustaría que cambiases la dirección del link. La nueva direccion es: http://elmundoesfutbol.wordpress.com

Perdón por las molestias producidas.

Un abrazo!

Futbolitis dijo...

Difícil reto el que tenía el Sevilla en frente ante el 'todopoderoso' Milán. El Sevilla, poco acostumbrado a este tipo de equipos nunca encontró su mejor forma dentro del partido.

Un saludo!

Jorge Moro Deiguesca dijo...

Bonitos recuerdos y homenajes hacia Puerta. Una final que pasará a la historia... felicidades por el Blog...

http://puerta16.blogspot.com