martes, 22 de noviembre de 2011

JOEL CAMPBELL, EL LEGADO DE LAS AMÉRICAS CRUZADAS


La última Copa América nos dejó muchas sorpresas. Todos recordamos la tanda de penalties de Brasil, incapaces de anotar un solo gol, o el triste final de Argentina. Sin embargo, entre las notas sorprendentes, encontramos un joven talento. Uno de los protagonistas del torneo, no solo por el juego, sino por los números de sus goles, fue Joel Campbell. El joven costarricense es hoy por hoy uno de los atacantes con más esperanzas tanto en América como en el viejo continente.

Tanto revuelo tuvo su actuación que los clubs se apresuraron en las negociaciones. La primera opción fue el Arsenal  inglés por 2 millones de euros, cifra más que rentable a largo plazo para un jugador con tanta proyección. Sin embargo, como ocurre en muchas ocasiones, las negociaciones se congelaron, aunque conociendo la filosofía de Arsene Wenger, no cabía ninguna duda que la llegada de Campbell al equipo londinense era tan solo cuestión de tiempo. Otros grandes de Europa como Real Madrid, Fiorentina o Sevilla también apostaron por él, sobretodo el equipo hispalense. Tras la marcha de Luis Fabiano, el ataque sevillista quedó medio huérfano, si bien ahora parece que Negredo resurge de nuevo. Kanouté ya no tiene ritmo para los 90 minutos y con el jugador español lesionado, el Sevilla ha demostrado ciertas carencias ofensivas. Así pues, hubiera sido una opción muy acertada. 
 
Así pues, finalmente, Campbell llegó a Londres para vestirse la elástica del Arsenal, aunque fue pronto cedido, pues no contar con el requisito mínimo de minutos con su selección impedía su participación en la Premier League. El Arsenal pidió por orden explícita de Wenger el denominado “Special talent”, un permiso especial. Sin embargo, la petición fue denegada y Campbell tuvo que salir de las islas en calidad de cedido. Su destino, Francia, el Lorient. Podemos decir sin ninguna duda que el club inglés ha conseguido con Campbell una inversión impresionante, pues encontrar hoy en día un jugador con tal progresión y tanto olfato con esa relación calidad-precio es algo muy difícil.